Ultrasonido de Crecimiento

 

Este ultrasonido se realiza entre las semanas 30 y 34. Evalúa la posición del feto dentro del útero, determina la curva de crecimiento fetal y evalua el volumen del liquido amniótico. Ademas de determinar anomalías placentarias y fetales.

Incluye: 3D, 4D y 4D HD Live (5D)

 

Acerca del ultrasonido

La tercera ecografía del embarazo se hace a las 30 a 34 semanas, con el objetivo de detectar de forma temprana, anomalías en el crecimiento fetal; en caso de detectar anomalías se deben considerar más ultrasonidos. La Fundación de Medicina Fetal de Londres considera realizar evaluaciones a las 37 y 41 semanas.

Los avances médicos y tecnológicos han hecho aumentar nuestros conocimientos sobre muchas enfermedades que hasta hace unos años eran difícil de detectar. A diferencia del ultrasonido de primer trimestre y estructural, el ultrasonido de crecimiento pierde importancia en la detección de enfermedades cromosómicas y defectos en la estructura fetal.

¿Quienes deben realizarse este tipo de ultrasonido?

Toda mujer embarazada debe realizarse este tipo de ultrasonido, es el tercer ultrasonido más importante de tu embarazo. Aun puedes correr el riesgo de presentar algunas anomalías en el volumen de liquido amniótico, anomalías en el localización e inserción placentaria y de alteraciones en el crecimiento fetal.

¿Qué se busca en un ultrasonido de crecimiento (30 a 34 semanas)?

Este ultrasonido permite:

  • Evaluar el crecimiento fetal (feto pequeño, feto normal o feto grande).
  • Realizar un evaluación exhaustiva y dirigida de la anatomía fetal, órgano por órgano y detectar posibles anomalías.
  • Determinar anomalías en el volumen del líquido amniótico.
  • Evalúa anomalías en la localización e inserción placentaria.
  • Seguir a través de la Flujometría Doppler del estado de la circulación del feto con restricción en el crecimiento, gemelos con síndrome de transfusión feto – feto, gemelos con secuencia anemia – policitemia, gemelos con secuencia TRAP (twin reversald arterial perfusion), feto con anemia secundaria a Parvovirus B19, fetos con anemia secundaria a aloinmunización Rh (Incompatibilidad sanguínea) feto con hidrops fetal.

¿Se pueden determinar enfermedades con el ultrasonido de crecimiento?

Estas son las enfermedades o defectos más frecuentemente encontradas.

Alteraciones en el crecimiento fetal

Cada feto tiene un potencial de crecimiento predeterminado genéticamente. El normal crecimiento fetal se soporta sobre la base de cuatro variables principales: características de los padres, salud fetal y materna, así como la función placentaria. El medio ambiente tiene además la capacidad de influir positiva o negativamente en una o varias de estas variables.

Fases del desarrollo fetal:

Primera Fase: conocida como fase de hiperplasia celular, dura las primeras 16 semanas de la gestación y es en ésta donde pueden influir factores como la capacidad genética de crecimiento. El crecimiento fetal en esta etapa, a la semana 15, alcanza 5 a 10 grs por día (35 a 70 grs por semana).

Segunda Fase: conocida como la fase de hiperplasia concomitante con hipertrofia, ocurre a mediados de la gestación y corresponde a un incremento en el tamaño celular y en el número celular. El crecimiento fetal a la semana 24 alcanza de 15 a 20 grs por día (100 a 140 grs por semana).

Tercera Fase: es observada a partir de la semana 32 de la gestación y es llamada la fase de hipertrofia celular y se caracteriza por un rápido incremento en el tamaño celular. Es durante esta etapa que se presenta el mayor depósito de grasa y de glucógeno. En la semana 34 de gestación alcanzan ganancias de peso de 30 a 35 grs por día (200 a 250 gas por semana).

Restricción en el crecimiento intrauterino (desnutrición fetal)

Un feto con Restricción del Crecimiento Intrauterino se define como la incapacidad del feto para alcanzar el potencial genético de crecimiento. Para determinar si un feto no esta creciendo como debe de hacerlo, lo principal es saber con precisión la edad del embarazo a través de un ultrasonido de 11 a 14 semanas (es el mejor para determinar la edad de tu embarazo) y posteriormente, con los ultrasonidos subsecuentes es como se evalúa el crecimiento fetal.

La evaluación de un feto con Restricción del Crecimiento Intrauterino implica una adecuada medición de la cabeza, abdomen y fémur junto con una Flujometría Doppler para determinar el estado de la circulación del feto. Con los resultados obtenidos, se clasifica el tipo de Restricción del Crecimiento Fetal y en base a esto, se da un seguimiento más estrecho del feto y se decide cuando interrumpir el embarazo. 

Feto grande para la edad gestacional

Un feto grande para la edad gestacional se refiere a un feto que es más grande de lo esperado para su edad y sexo. Para determinar si un feto esta creciendo por arriba de esperado, lo principal es saber con precisión la edad del embarazo a través de un ultrasonido de 11 a 14 semanas (es el mejor para determinar la edad de tu embarazo) y posteriormente, con los ultrasonidos subsecuentes es como se evalúa el crecimiento fetal.

Un Feto Grande para la Edad Gestacional nos hace sospechar que puede ser causado por obesidad materna, un aumento excesivo de peso en el embarazo o por diabetes gestacional.

Alteraciones en el volumen del liquido amniótico

Oligohidramnios / Anhidramnios

Es la disminución leve o severa de la cantidad de líquido amniótico que rodea al feto durante el embarazo. Un 5% no se sabe la causa.

Tiene múltiples causas:

  • Causas fetales: Restricción en el crecimiento intrauterino, embarazo prolongado, infección por citomegalovirus, obstrucción del tracto urinario, enfermedades renales y defectos de la columna y medula espinal.
  • Causas placentarias-membranas: Ruptura prematura de membranas.
  • Causas maternas: Algunos medicamentos para la presión.

Polihidramnios

Es el aumento leve o severo de la cantidad de líquido amniótico que rodea al feto durante el embarazo. Un 50-60% de los polihidramnios se desconoce la causa.

  • Causas fetales: Un 30% están asociados a una anomalía fetal (alteraciones gastrointestinales)
  • Causas maternas: Diabetes tipo 1 principalmente, isoinmunización Rh.
  • Causas placentarias: Tumores de placenta como el Corioangioma.

Anomalías placentarias

La placenta es un órgano que se desarrolla en el útero durante el embarazo. Esta estructura brinda oxígeno y nutrientes al bebé en crecimiento y elimina los residuos de la sangre del bebé. La placenta se une a la pared del útero a través de la invasión de unas vellosidades, usualmente la inserción al útero se da en la pared superior y posterior de este.

En ocasiones puede ocurrir una localización y una inserción anómala de la placenta, aumentando el riesgo de complicaciones durante el parto.

Placenta previa

Usamos el término placenta previa (PP) cuando la placenta se inserta parcialmente o en su

totalidad en la parte inferior del útero. El riesgo aumenta de forma proporcional al aumentar el número de cesáreas.

Aumenta también hay el riesgo en casos de cirugía uterina como miomectomía o legrado a repetición o extracción manual de placenta, tabaquismo, raza negra y asiática, elevado numero de partos, embarazos múltiples y tratamiento de reproducción asistida.

Cuando observamos una placenta baja, desde el primer trimestre del embarazo damos seguimiento exhaustivo de la localización e inserción, tanto en el segundo como en el tercer trimestre,  porque esperamos que la placenta se mueva (migración placentaria), todo esto se hace a través de la sonografía convencional y Flujometria Doppler (en busca de anomalías en su inserción). Las investigaciones apuntan que podemos esperar hasta la semana 26 a 27 del embarazo; si para entonces la placenta aun se encuentra localizada en el mismo lugar, quiere decir que la placenta no se moverá mas y tenemos que cuidar de forma mas estrecha a la paciente por el riesgo de sangrado.

Placenta Accreta

La placenta accreta se define como aquella placenta que se adhiere a la pared del útero de forma anormal. Este tipo de anomalía se ha incrementado con el tiempo por el número de cesáreas practicadas por los médicos.

Aumenta el riesgo de elevado riesgo de hemorragia masiva, necesidad de transfusiones, infección intraabdominal y lesión de órganos adyacentes.

Por lo anterior es que debemos detectar este tipo de anomalías de forma temprana.

¿Qué más nos revela el ultrasonido de crecimiento?

Nos permite dar seguimiento a la circulación fetal a través de la Flujometria Doppler. Los fetos que requieren seguimiento con Doppler son:

Que tipo de fetos seguimos con Doppler:

  • Restricción en el crecimiento intrauterino
  • Gemelos con síndrome de transfusión feto – feto
  • Gemelos con secuencia anemia – policitemia
  • Gemelos con secuencia TRAP (twin reversal arterial perfusion)
  • Fetos con anemia secundaria a Aloinmunización Rh (Incompatibilidad sanguínea)
  • Fetos con anemia secundaria a Parvovirus B19
  • Fetos con hidrops fetal

¿Este es el mejor ultrasonido que puede tener una embarazada?

No. Sin duda el mejor de todos los ultrasonidos es el que se realiza entre las 11 a 14 semanas, pero sin duda es el tercer mejor ultrasonido que una mujer embarazada puede realizarse.

Con este conocimiento no se busca sustituir la clínica en el control del embarazo, sino complementar la atención prenatal de calidad. El ultrasonido de crecimiento fetal es inocuo, no invasivo y de bajo costo. Este ultrasonido realizado por manos expertas como lo son los Médicos Maternos Fetales, constituye una gran herramienta para determinar el curso de tu embarazo.

Share This